Productos Servicio Descargas Sobre nosotros Empleo News & Events

Muchos sistemas necesitan de un valor de vacío constante para conseguir temperaturas excepcionalmente bajas. En instalaciones de investigación de gran envergadura, como la CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), las fugas que se produzcan en el sistema de tubos provocarían un tiempo de parada extraordinariamente caro. 

Solo es posible mantener la temperatura de funcionamiento constante en los -271,3 °C necesarios mediante helio, que hace que las partículas colisionen a la velocidad de la luz.

Por tanto, un diseño correcto de los componentes y sistemas es parte fundamental de las actividades investigativas y es aquí donde entran en juego nuestras soluciones de vacío de aceite y de compresión en seco. Somos uno de los proveedores tecnológicos estratégicos que cumplen las disposiciones de la CERN en materia de capacidad de admisión de helio e integración en el sistema de control.

Además del acelerador de partículas, nuestros detectores de fugas de la CERN también se usan para medir la estanquidad del enorme detector ATLAS, el CMS (espectrómetro compacto de muones) y diversos componentes empleados en la investigación de la antimateria.

En un sistema de recuperación de helio de presión normal, el helio vaporizado se utiliza en un proceso para seguidamente recuperarse mediante conductos de escape. Estos conductos se dirigen a un depósito de recuperación, donde el gas se hace pasar por un filtro para posteriormente someterse a un análisis de pureza. Si esta es de al menos el 99,9 %, el helio se licua y se traslada a un depósito de almacenamiento.

Contact Leybold

¡Hablemos!

Estamos muy cerca de nuestros clientes. Póngase en contacto con nosotros para resolver todas sus dudas.